Des-Democracia

Por DIEGO TATIAN. Quizá por primera vez la derrota de una experiencia política favorable para las mayorías sociales –y para minorías excluidas por el sentido común colonizado y por las minorías del dinero y el poder– no ha diezmado el sentido de esa experiencia ni la voluntad ciudadana que la hizo posible.

Que parezca un exceso. Políticas de humo, hambre y bala.

Por SEBASTIAN RUSSO. El espectador contemporaneo es tan hábil como indolente. Sabe que no es un exceso sino una política. Puede ahora no importarle y hasta celebrarlo. Pero jugar al huevo podrido donde no hay distraídos sino operadores por un lado y pereza y aturdimiento por el otro (por ahora no vienen por mi), extenderlo mas de la cuenta, engendra huevos de serpiente