Elogio de la proscripción

POR LUCAS SAPOROSI. Ante todo, la proscripción busca desterrar al líder y quitar todo rastro de su nominación de la esfera pública. Es, de hecho, una intervención sobre el estado de la lengua en el sentido de que se modifican los efectos del acto performativo de nombrarse o nombrarlo. De allí, la importancia de la memoria para (re) inscribir todas aquellas marcas sobre la materialidad de lo sensible e invocar la resistencia.

Un Marx peronista

POR JUAN MANUEL CIUCCI. Si construyéramos una lista imaginaria podríamos demostrar no sólo el peso que tuvo el pensamiento/acción marxista en el peronismo, y viceversa, sino además las personalidades destacadísimas que se vieron impulsadas a este difícil encuentro: Juan José Hernández Arregui, Rodolfo Puiggrós, John William Cooke, Rodolfo Ortega Peña, Alicia Eguren, Carlos Olmedo, entre tantas/os.

Lula: las clases sociales existen

POR ALEJANDRO GOMEZ. Lo que se pone claramente de manifiesto en el caso brasileño es la existencia de las clases sociales, y la presencia de antagonismos irreconciliables. Lo que resuena detrás de la campaña encarnizada contra Lula es la alianza de las clases dominantes en pos de cortar de raíz la posibilidad, clara, del retorno al poder del ex presidente.

Lula ante la justicia

POR MARÍA VICTORIA RAÑA. Lo que subyace es una idea determinada de justicia, y quién está autorizado a dar cuenta de ésta. Porque claro, no somos todos, y no podemos resistirnos a ella. Cuando los medios de comunicación reproducen el enunciado “la justicia” – y no “los miembros del poder judicial”- naturalizan un modo específico de pensar lo justo, y con ello normas relativas a la distribución y redistribución. El orden social establecido.