Elogio de la proscripción

POR LUCAS SAPOROSI. Ante todo, la proscripción busca desterrar al líder y quitar todo rastro de su nominación de la esfera pública. Es, de hecho, una intervención sobre el estado de la lengua en el sentido de que se modifican los efectos del acto performativo de nombrarse o nombrarlo. De allí, la importancia de la memoria para (re) inscribir todas aquellas marcas sobre la materialidad de lo sensible e invocar la resistencia.

La reacción serena

Por LUCAS SAPOROSI. ¿Dónde queda “lo sereno” de una reacción ante las diferentes formas de la violencia del poder? La evocación corporativa que sostiene que la violencia proviene del que arroja piedras es, en efecto, el resultado de una estrategia ideológica orientada a criminalizar la protesta social y a redefinir el concepto mismo de violencia. El cinismo de esta alianza neoliberal de gobierno contribuye a fetichizar todas las otras formas de la violencia que implican la “redistribución” regresiva de los recursos, la “reducción” de haberes jubilatorios y las “reformas” laborales, impositivas y/o educativas.

Lo que acaba y lo que empieza. De la defensa a la construcción.

Por LUCAS SAPOROSI ¿Quién habla cuando habla CFK? Ella, por supuesto; pero, no lo hace sola ni aislada, como se pretende instalar muchas veces. CFK, además de una figura de conducción, es un lugar de enunciación donde intervienen múltiples voces, no necesariamente alineadas bajo el mismo logos. Por tal motivo, cuando ella habla, también hablan otrxs y callan otrxs; en suma, también hay allí una frontera de disputa